Viajar por Japón y ver templos

Nuestro viaje a Japón I parte. Cómo viajamos sin cargar maletas y cómo casi perdemos una….

Vamos a estrenar el blog de viajes hablando de Japón.

Quizás tengas tus vuelos listos para ir este verano a Japón por primera vez.

Quizás no sepas que puedes viajar por todo el país cómodamente sin cargar tus maletas .

Quizás te encante saber que puedes dejarlas en casi cualquier supermercado (sí, sí has leído bien). 

Suena a broma pero no lo es. Te lo explicamos. 

Uno de nuestros grandes descubrimientos cuando viajamos al Japón fue que podíamos movernos por el país sin estar arrastrando nuestras pesadas maletas.

De los 28 días que estuvimos en Japón, durante el verano del 2017, pocos fueron los días en los que nuestra maleta grande viajó con nosotros.

Una empresa llamada YAMATO TRANSPORT o El Gato Negro para nosotros, se iba a encargar de transportarlas mientras nosotros disfrutábamos del viaje sin esa pesada carga.

Japón es un país donde el espacio es bastante reducido y casi todo está calculado casi al milímetro. Los asientos de los trenes por ejemplo no están lo que se dice diseñados para el tamaño de un turista noruego (grande quiero decir).

Y si alquilas un piso en Tokyo por Airbnb como hicimos nosotros, las maletas se convierten en un verdadero enemigo (para ir al baño o a la habitación había que organizarse, no podíamos pasar los dos por el mismo sitio jaja).

Y si eso pasa en un apartamento, imagínense en un metro en hora punta….

Incluso en los shinkansen (en esos trenes tan cómodos que van a velocidad del rayo) no hay demasiado espacio para nuestras super maletas de turista que se lo quiere llevar todo de casa y traer aún más de Japón..

Descubrir al Gato Negro para nosotros fue una bendición (y buena suerte).

Si te interesa el tema sigue leyendo y te contaremos ese «secreto».

Viajar por Japón y ver templos

Qué es el Gato Negro y cómo funciona

El Gato Negro es una empresa de transporte de paquetería muy utilizada en Japón. Su servicio se conoce como takkyubin (Ta-Q-Bin).

Con ellos puedes enviar paquetes (¡¡¡ y maletas!!!) de una punta a otra del país a un precio muy muy interesante.

También ofrece un servicio de storage para que las puedas dejar en un depósito por un tiempo.

Trabaja algo parecido a las empresas que te llevan las mochilas por el Camino de Santiago pero ellos lo hacen por todo el país (en otro post te contaré lo que hizo Jose durante el camino para no cargar su mochila todo el tiempo).

De hecho, una vez que reconozcas su logo, te fijarás que pasan muchas furgonetas por la calle a cada momento.

Logo del Gato Negro del servio de Takkyubin
Logo del Gato Negro

Tienen oficinas con ventanillas en cada aeropuerto para que nada más llegar sueltes las maletas y te muevas sin esas pesadas compañeras de viaje (después de tantas horas de avión eso se agradece un montón…).

Si encima viajas con familia y niños creo sinceramente que no usar este servicio se puede considerar pecado mortal.

Mostrador del servicio de kuroneko en una estación de Tokyo
Mostrador del servicio de Hands_Free_Travel en una estación de Tokyo

Pero tenemos que ser sinceros. Nosotros no lo hicimos al aterrizar en Tokyo.

Había aún un poco de desconfianza e inseguridad (en nosotros mismos) como para hacerlo nada más llegar.

Además no nos íbamos a quedar en ningún hotel, sino en un apartamento de Airbnb, por lo que escribir la dirección correctamente nos hacía dudar (y fue por eso por lo que «casi» perdemos nuestra maleta en Kyoto, pero tranquilo, te lo contaremos para que a ti no te pase).

Si volviéramos a Japón probablemente lo haríamos desde el primer momento en el aeropuerto (ahora casi somos cinturón negro en eso jaja).

Si quieres hacerlo desde que llegues al aeropuerto solo tienes que fijarte en los carteles de HANDS_FREE_TRAVEL. Es un servicio creado para facilitártelo todo y dejar tus «manos libres» nada más poner lo pies en tierra nipona.

Logo de Hands-free-travel
Logo de Hands-Free-Travel

Aquí tienes la web por si quieres echarle un ojo: https://www.jnto.go.jp/hands-free-travel/

 

El formulario (maldito) y cómo nos organizamos

Como contaba, nosotros no lo hicimos al llegar. Nuestra primera vez fue en Kyoto 😉

El servicio de takkyubin (Ta-Q-Bin) con el Gato Negro puede hacerse desde varios lugares y no solo desde el aeropuerto. Desde cualquier hostal, hotel o ryokan también puedes.

Pero también desde supermercados.

Entras en un 7-Eleven te compras un onigiri y una botella de calpis y dejas tus maletas allí para que te las envíen a donde tú quieras. Así de simple.

Hay muchas más opciones que nuestro querido 7-Eleven. Desde cualquier Konbini (tiendas de 24 horas) puedes hacerlo, ya que tienen acuerdos de colaboración.

Solo mira por fuera si tiene el logo del Gato Negro o pregunta si realizan el servicio Ta-Q-Bin.

El dilema viene ahora y es rellenar el dichoso formulario. 

Ahí cometimos nuestro error y motivo por el cual tuvimos nuestro primer mareo con náuseas cuando no nos llegó nuestra querida maleta  jajaja.

En lugar de poner la dirección de la oficina más cercana pusimos la del apartamento de Airbnb.

Pero creo que no fue eso en realidad lo que causó el «casi» desastre.

Creo que si el formulario lo hubiéramos escrito nosotros no hubiese ocurrido el extravío momentáneo…

Yo ya me había estudiado el formulario, sabía qué tenía que escribir en cada apartado (llevaba la tarea hecha desde casa). Pero la amabilidad nipona nos pudo.

Les cuento.

Era nuestro último día en Tokyo y nos dirigíamos a Kyoto. Íbamos a pasar 4 días en ruta y no queríamos cargar con nuestra pesada maleta, así que preparamos la maleta pequeña con lo necesario para pasar esos días.

Todo lo demás lo dejaríamos en la maleta grande en el 7-Eleven que teníamos en nuestra misma calle.

Era pan comido.

Bajamos y le pedimos a la chica un formulario.

Casualmente nos atendió la chica más amable de todas (y eso que es difícil elegir una). La que nos había atendido casi todos los días anteriores cuando íbamos a buscar nuestra cena o picoteo del día.

Por cierto, ir a un 7-Eleven en Asia es una experiencia obligatoria. 

Ya nos conocíamos, éramos casi vecinos de barrio jeje. Y nos quiso ayudar a rellenar el formulario.

Ahí falló todo.

No por ella, pobrecita, angelito, sino por nosotros que no supimos decirle que lo dejara así.

Resulta que la chica, con todo su amor y buena voluntad, se ofreció a traducirnos la dirección de nuestro piso de Airbnb de Kyoto.

Nosotros la teníamos escrita en inglés y traducir eso al japonés, con tanto código postal y letras raras no debe ser fácil …. Yo con solo mirar un cartel en japonés me mareo jajaja.

Tardó un buen rato la pobre, buscando en el móvil datos que por lo visto necesitaba para traducir todo.

Ahí comencé a sentir un algo que ahora sé como llamarlo, …intuición…

Total, que feliz ella por habernos ayudado y nosotros por cumplir la misión, nos alejamos del 7-Eleven, extraños, mirando hacia atrás, con la copia del formulario en la mano y despidiéndonos de ella como si no la fuéramos a ver más (cosa que casi se cumple).

Por cierto, te cobrarán por la medida de la maleta y el lugar donde la vayas a enviar (por la distancia).

Y así fue como nuestra maleta no llegó a nuestro piso en Kyoto la tarde del viernes 21 de julio de 2017.

Teníamos que estar en el piso antes de las 21 h, que era cuando habíamos solicitado la entrega.

Y allí estábamos Jose y yo, esperándola entusiasmados y nerviosos.

A las 21:10 ya sabíamos que algo pasaba. La guadaña pasó por nuestra mente.

Si algo tienen los japoneses en sus genes es la puntualidad. Y que no llegara a su hora era muy mala señal.

Miedo, terror, ¡ay mi madre! ¿y ahora?

Entramos en modo pánico.

Pero como en toda situación de emergencia hay que tomar el control. Una parte de mí estaba tranquila.

Los días anteriores en Tokyo habíamos vivido la perfección de un país donde todo funciona al reloj, donde nadie toca nada que no es suyo, donde todo funciona.

Se iba a solucionar.

Teníamos el formulario con el código del envío y el teléfono de nuestra anfitriona pegado en la mesa de la sala para cualquier eventualidad (parece que se lo olía jaja).

Cogimos el móvil y le enviamos un mensaje. Le explicamos la situación y le enviamos la foto del formulario.

¡Listo! A las 21.15 ya sabíamos dónde estaba nuestra maleta.

Estaba en la oficina de Kyoto. No habían podido entregarla porque no dieron con la dirección.

Nuestra anfitriona nos dijo que, al día siguiente, antes de las 11 de la mañana, la tendríamos con nosotros.

Y así fue como a las 9:30 h de la mañana del sábado 22 de julio recuperábamos nuestra maleta.

MORALEJA: NO traduzcas (o más bien dejes que te traduzcan) al japonés la dirección. Déjala en inglés. O recoge las maletas en una oficina cercana al piso de Airbnb donde te quedes (dile a tu anfitrión que te diga cuál es).

Pero sí acepta la ayuda, los japoneses son muy amables, solo ten esa precaución.

Si mandas la maleta a un hotel todo será mucho más fácil.

Nosotros continuamos usando el servicio durante nuestro viaje por Japón y nunca nunca más tuvimos ningún problema.

Nuestra maleta siempre estaba en nuestro hotel al llegar, en perfecto estado y dejando nuestras manos libres.

Este es un ejemplo de un formulario que rellenamos nosotros después (por cierto, mi primer nombre es Elena, lo uso para estos temas, pero prefiero Jeanette…): 

Formulario relleno de Kuroneko Yamato o Gato Negro
Ejemplo de uno de los formularios.

Si quieres saber más sobre cómo funciona el servicio takkyubin te aconsejo leer el blog de Japonismo.

Fue donde nosotros acudimos a preparar nuestro viaje.

Es una familia con mucha experiencia en Japón donde puedes sacar mucha información para tu viaje al país del sol naciente.

Aquí le dejamos un enlace donde lo explican todo muy bien: 

https://japonismo.com/blog/el-servicio-takkyubin-o-ta-q-bin

Y para terminar esta historia con final feliz les mostramos una foto de nuestra llegada a Koyasan, a un templo budista donde pasaríamos la noche, solo con la maleta pequeña. 

Allí acudiríamos a nuestra primera ceremonia budista a las 6 am. 

Pero esa es otra historia…

Jose llegando al templo budista con la maleta
Jose entrando al templo budista en Yochi-In en Koyasan

En próximos posts…

  • Nuestro viaje por Japón II.
  • Australia en la lagartija (en furgoneta). 
  • Escapada a un balneario con comida vegana. 
  • Safari y fin de año con los masai. 
  • Y mucho más…

Si crees que este artículo puede ayudar o interesar a alguien puedes compartirlo en las redes sociales. 

 ¿Te ha gustado este post?

¿Te gustaría que escribiera para ti?

Soy copywriter y puedo escribir los posts de tu web, la home, el sobre mí o ayudarte a vender tus servicios (en tu web, en una landingpage, anuncios de Facebook, etc.).

Si quieres que sea tu copy o quieres preguntarme algo sobre mis servicios escríbeme a: jeanettelorenzomartin@gmail.com

Servicio de Copywriter y redacción, tinta con magia, mariposa, telocopytodo, jeanette lorenzo

¿Quieres que te lleguen nuestros posts?

Si quieres estar informado sobre nuestras publicaciones solo tienes que suscribirte.

Además te haremos UN REGALO. Te enviaremos la check-list de viaje que nosotros usamos para que no se te olvide nada importante que poner en la maleta.

Rellena este campo con tus datos y estarás al tanto de todo lo que publiquemos. Podrás dejar de recibirlos cuando quieras, be water 😉

* campos obligatorios

 

 

TUS INTERESES *

 

PERMISOS DE PROMOCIÓN *

 

Usaremos los datos de este formulario para enviarte la newsletter y promociones (si lo has elegido).

Igualmente podrás irte cuando quieras haciendo clic en el enlace que aparece en el pie de página de nuestros correos electrónicos.

Aquí podrás leer la política de privacidad. 

Responsable: Jeanette Lorenzo. Finalidad: enviarte nuestra newsletter y ofertas comerciales. Legitimación: la que me das con tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de hosting de Siteground y en Mailchimp.

Podrás acceder, rectificar, limitar o suprimir tus datos enviando un email a info@doscanariosdeviaje.com

 
 

También puedes dejar comentarios de este post más abajo

Cuéntanos qué te ha parecido, tus experiencias sobre el tema o lo que te apetezca. Solo te pedimos una cosa, utiliza un lenguaje respetuoso y sé buena persona o de lo contrario no publicaremos tu comentario.

Ten paciencia por favor, queremos contestar, pero quizás estemos ocupados y no podamos responderte rápidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.